Now Reading
COVID-19 ¿en la moda?

COVID-19 ¿en la moda?

¿Qué va a pasar con nuestra industria cuando termine la pandemia? Esta incógnita surgió cuando escuché a una “fashion influencer” decir que tenía miedo de su futuro pues la moda pasaría a “no importarle a nadie” ya que muchas marcas habían desvirtuado sus conceptos para crear cubrebocas. ¿Tan banal vemos la moda como para pensar que no le va a importar a nadie?

La moda ha ayudado a través de la historia a superar las crisis, se va adaptando a las necesidades que le van surgiendo a la sociedad y ha servido como manera de expresión después de estas. Un claro ejemplo es “la mini falda” (dejando de lado si la creo Mary Quant o André Courrèges), las mujeres empezaron a usarlas a inicios de los 60’s como una forma de rebelión ante el statu quo de la época; libertad e identidad fue lo que esta prenda trajo a la sociedad.

Yéndonos más atrás en el tiempo, después de la Segunda Guerra Mundial, como reflejo de una prosperidad económica, se comenzaron a diseñar prendas con grandes cantidades de tela, como el New Look de Christian Dior, y lo que significó “un regalo” post guerra para las mujeres, dándoles seguridad y sensualidad con una nueva propuesta de siluetas.

New look de Dior

Y así, podemos encontrar muchos ejemplos de como la moda ha logrado revivir a una sociedad dañada y sin expectativas. Entonces, ¿cómo será la moda después del COVID-19?

Una de las recomendaciones de la Secretaria de Salud es el uso de prendas de mangas largas. Al escuchar esto, inmediatamente recordé el pronostico de Gustavo Prado, en el que habla sobre como la ropa se tornará protectora; después de la cuarentena el miedo al contagio seguirá presente en cada uno de nosotros, y buscaremos la protección en prendas que nos cubran completamente con el inminente regreso de los guantes de tela para evitar el contacto.

Marcas de lujo como Chanel, Fendi, Louis Vuitton y otras empezaron a producir y comercializar cubrebocas de diseño que ya habíamos visto como accesorios en looks de street wear, como el look de Billie Ellish en la alfombra roja de los Grammys 2020 y que, empezó a marcar una nueva pauta en la indumentaria de moda; ahora volviéndose no un accesorio de deseo, si no de necesidad y de la búsqueda de protección. En México, este nicho esta empezando a llenarse de manera paulatina, tal es el caso de la diseñadora Cynthia Buttenklepper que está produciendo cubrebocas con recubrimiento de teflón y lavables, como manera de apoyar a su equipo de trabajo y de ofrecer alternativas.

Otra propuesta es una marca completamente nueva de venta en Instagram que se llama Cubre Bocas (cubre.bocas_mx), que los vende elaborados de telas lindas y con diseño, cuyo propósito es cubrir el cubrebocas médico, para estar protegido, pero seguir luciendo a la moda.

Fotografía tomada de cubre.bocas_mx

Es adaptarse o morir. La industria buscará maneras de crear nuevas ofertas de productos para el consumidor post pandemia y que también resulta importante no olvidar, que la economía tendrá remanentes negativos en nuestro país y el precio-demanda se verá evidentemente afectado, por lo que las alternativas deben ser altamente atractivas en precio para el consumidor y en costo para quien las produce, pues se buscara coadyuvar a sus trabajadores y seguir en el mercado.

Sí, vamos a ver reflejado el Coronavirus en la moda, ya sea de manera directa en las prendas que veremos en las calles o de forma más cauta en lo que las marcas nos van a ofrecer. La moda no va a desaparecer ni se convertirá en algo trivial, al contrario, la moda nos ayudará a superar la crisis y a sentirnos más protegidos de aquí a que se supera (un poco) el miedo.

Scroll To Top